¿Se puede poner otra cerradura en una puerta blindada?

Poner una cerradura complementaria es una opción demandada. De hecho, cada vez son más las personas que solicitan este servicio de cerrajería Paiporta en sus puertas blindadas. En este artículo vamos a explicar en qué consiste y cuáles son las ventajas e inconvenientes de éstas para así ayudarte a valorar si te conviene ponerla.

 

¿Mi puerta blindada admite una nueva cerradura?

Así es, técnicamente puede ponerse, pero su instalación no es muy recomendable. En realidad, ponerla es más una manera de tranquilizarnos a nivel psicológico, pero en realidad no es así. Veamos por qué con el cerrajero 24h Oliva.

 

A la hora de lograr esa seguridad que tanto buscamos, lo importante es contar con una cerradura principal lo más segura posible. Idealmente, también es clave que la puerta blindada esté bien instalada. Es decir, será fundamental que se haya instalado sin fallos para ponérselo realmente difícil al ladrón.

 

¿Y el cerrojo, es buena opción para mi puerta blindada?

 

Estamos en la misma situación que anteriormente. Si ya dijimos que una nueva cerradura no aumentaba el nivel de seguridad, de igual modo ocurre con un cerrojo. Y la razón es la misma. Es decir, A nivel psicológico resultan tranquilizadores, pero solo eso, porque al final lo que de verdad cuenta es que la cerradura principal sea eficaz, sin dejar de reconocer que pueden evitar algún robo.

 

Por otra parte, istalar un cerrojo en este tipo de puertas, huecas en su interior, no conviene, ya que los tornillos no tienen un punto de anclaje que realmente sea efectivo, con lo que el tornillo puede romperse con un fuerte golpe.

 

Si somos más precisos, no podemos negar que al instalar el cerrojo se pueden sujetar 2 tornillos a la placa metálica de la puerta, y el resultado será mejor, pero aun así no se puede comprar con la seguridad que proporcionan los 4 tornillos bien anclados.

 

Además, si el ladrón sabe forzar una puerta blindada significa que está muy bien preparado, y ante un profesional de este tipo difícilmente vamos a lograr disuadirlo ni impedirle el paso con un cerrojo inestable, que no está bien puesto.

 

En conclusión, los cerrojos serán eficaces cuando se instalan en puertas macizas, ya que son las únicas que les brindan la sujeción necesaria. En estos casos, sí ganeremos en seguridad y evitaremos robos.

 

¿Cuál es mi solución?

 

A partir de lo explicado, es fácil entender que la segunda cerradura no siempre ofrece una seguridad extra, y lo mismo cabe afirmar sobre el cerrojo. Así las cosas, a la hora de invertir en estos dispositivos, lo mejor es plantearse si realmente van a suponer una diferencia o, por el contrario, únicamente nos ofrecen una seguridad ficticia. O, lo que es lo mismo, instalarlos supondrá malgastar un dinero que nos podríamos ahorrar.

 

Es más, hemos de tener claro que ninguna cerradura es infalible. En otras palabras, los robos no pueden evitarse al ciento por ciento. Sí podemos, sin embargo, asegurarnos que la puerta esté bien instalada, con sus anclajes de calidad, capaces de resistir a la presión.

 

Yendo más allá, cuando dispongamos de una buena puerta de seguridad, o si ya la tenemos, nuestros esfuerzos deberían centrarse en otros puntos de entrada, como las ventanas, por ejemplo enrejándolas o reforzando su seguridad de cualquier otro modo.

 

Por supuesto, ante la más mínima duda, es importante resolverla. Sería interesante poder llamar a un cerrajero que nos atienda telefónicamente con amabilidad. En este aspecto también es importante ser selectivos y tener nuestro cerrajero de confianza, ése que mira por nosotros y nos recomienda de forma profesional.